Prótesis

HOMBRES: Prótesis

Dado que las hormonas no consiguen un gran crecimiento del pequeño pene, muchos hombres transexuales se sienten más cómodos utilizando prótesis médicas.

 Algunas prótesis sirven para hacer bulto en la ropa, es lo que se llama coloquialmente prótesis “de paquete”. Para este efecto pueden utilizarse calcetines o globos de gel. En caso de buscar un aspecto más cuidado, son buenas opciones las prótesis de silicona que venden en los sex-shop. En ese caso hay que prestar atención a que el material no cause alergia, y por seguridad, es mejor que no entre en contacto directo con la piel por lo que muchas veces lo más sensato es utilizar dos pares de calzoncillos apretados para alojar la prótesis entre ambos.

 Otras prótesis sirven para orinar de pie; sólo se utilizan en el momento de orinar y el resto del tiempo van metidas en un bolsillo. Se venden como accesorios para chicas que tienen que orinar fuera de casa, pero las hay de colores discretos.

 Por último, están las prótesis que entran en contacto directo con la piel a través de un pegamento de silicona. Otra vez, hay que hacer una cuidadosa elección, ya que pasarán la mayor parte del día adheridas al cuerpo. Las hay de diferentes precios y calidades. Para iniciarse en el uso de prótesis, lo más recomendable es adquirir una prótesis barata en un sex-shop y valorar la comodidad de uso y el tamaño, ya que no es lo mismo elegir por catálogo que utilizar el producto a diario. Un problema habitual es haber elegido una prótesis demasiado grande y luego sentirse incómodo hasta el punto de dejar de utilizarla.

 Entre estas prótesis, hay algunas que tienen capacidad de erección mediante una pequeña bomba de aire alojada en los testículos y otras, más rudimentarias, que alojan en su interior una vara metálica que puede doblarse para poner la prótesis erecta.

1. Proceso psicológico.

2. Hormonas.

3. Cirugía.

4. Prótesis.

5. Sexo.

6. Seguimiento.

Entradas recientes