Fertilidad

GENERAL: Fertilidad

Todos los tratamientos hormonales suprimen la fertilidad, casi siempre de manera definitiva. Los tratamientos quirúrgicos que conllevan la extirpación de las gónadas (la vaginoplastia en la mujer y la histerooforectomía en los hombres) hacen imposible que más adelante tengas un hijo biológico.

 Sea cual sea tu género, es recomendable que pienses seriamente en el tema antes de iniciar el tratamiento. No se trata de dejar cosas a medias por las prisas: el tratamiento hormonal no corre prisa, tienes toda la vida por delante. La vida da muchas vueltas y situaciones que en este momento te parecen impensables, pueden convertirse más adelante en algo natural.

 Mujer transexual

Debes acudir a un centro de Reproducción Asistida para congelar semen. En la mayoría de los casos te harán un reconocimiento físico y unos análisis. Si todo está bien, la recogida de semen se hará a lo largo de varias semanas de modo que haya suficiente semen para cuando se necesite. El semen se obtiene por masturbación tras unos días de reposo sexual.

 Si te gustan las mujeres, en el futuro tu pareja podrá ser inseminada con tu material genético.

 Si te gustan los hombres, tu única alternativa hoy en día sería la “maternidad subrogada” (vientre de alquiler), que no está contemplada en la legislación española pero que sí es legal en otros países.

 Hombre transexual

Si deseas gestar al bebé tu mismo, debes hacerlo antes de iniciar cualquier tratamiento hormonal, ya que no hay garantías de que los ovarios no sean afectados por la testosterona. Algunos hombres han estado durante años tratándose con testosterona y posteriormente la han suprimido y han gestado a un bebé sano, pero se trata de algo demasiado importante como para correr el riesgo.

 Si no deseas gestar tú mismo al bebé, tienes dos alternativas que también debes plantear antes de empezar con la testosterona: la vitrificación de óvulos y la congelación de embriones. Ambas técnicas tienen un alto coste económico e involucran semen de donante, con lo cual el bebé no tendrá el material genético de tu pareja aunque sea ella quien se quede embarazada.

  • Vitrificación de óvulos: En proceso experimental. Te inducirán la ovulación con hormonas femeninas y extraerán los óvulos, generalmente con anestesia local y a través de la vagina, cuando estén maduros. Para garantizar que hay suficientes óvulos, el proceso en ocasiones debe llevarse a cabo a lo largo de varios ciclos. Cuando más adelante decidas tener un hijo, el óvulo deberá ser fecundado con semen de donante y transferido a tu pareja.

    No está claro durante cuántos años permanecen viables los óvulos vitrificados.

  • Congelación de embriones: Similar al proceso anterior, pero con más experiencia. El proceso es similar pero los óvulos son fecundados con semen de donante antes de congelarlos. Se cree que los embriones pueden permanecer congelados un máximo de cinco años.

1. Pasos a seguir.

2. Autotratamiento.

3. Infecciones o enfermedades crónicas.

4. Pronóstico social.

5. Pronóstico Médico.

6. Cuestiones legales y prácticas.

7. Fertilidad.

 

Entradas recientes