Debería pagarle yo la cirugía

ADOLESCENTES: 14. ¿Debería pagarle yo la cirugía cuanto antes para ahorrarle sufrimiento?

Es habitual que los adolescentes tengan mucha prisa por terminar el proceso. Sienten que, una vez completadas las cirugías, será como si la mala experiencia de haber nacido con un cuerpo inapropiado nunca hubiera sucedido o como si su vida se iniciara a partir de ese momento.

La prisa del adolescente, se suele acompañar del deseo de los padres de ayudar al hijo; a veces los padres han llegado a pedir un préstamo o a hipotecar su vivienda para proporcionar a su hijo adolescente la deseada operación.

La experiencia nos ha enseñado que es preciso cumplir los plazos antes de abordar una cirugía.

Por una parte, con un tratamiento correcto, algunas cirugías no serán necesarias; por ejemplo, el pecho de una mujer transexual puede desarrollarse con hormonas.

Por otra parte, algunas cirugías necesitan que el tratamiento hormonal actúe durante un tiempo para poder realizarse con seguridad. Es el caso de la cirugía pectoral en hombres: si la testosterona ha reducido el tamaño de las glándulas, la cicatriz será menor. También es el caso de la cirugía vaginal en mujeres: mejor esperar a que el tejido genital haya terminado de suavizarse antes de intervenirlo.

Por último, muchas personas transexuales deciden no realizarse cirugías. Esta no es una excepción, sino la decisión de casi la mitad de los pacientes. El hecho de que los genitales no correspondan a la identidad de la persona no conlleva que la persona rechace esos genitales. A menudo, una vez que el nuevo rol está bien establecido, la persona transexual decide que no necesita más cirugías para sentirse bien.

Tratándose de cirugías irreversibles, es importante respetar los plazos, valorar adecuadamente el duelo por la pérdida de una parte del cuerpo y ponderar todos los riesgos antes de lanzarse a la piscina.

Por último, recordar que no debe realizarse ninguna cirugía sobre las gónadas hasta haber abordado el tema de la conservación de la fertilidad.

  1. ¿Dónde pedir ayuda?

  2. ¿Es mi hijo transexual?

  3. ¿Puedo hacer que cambie?

  4. Nunca ha tenido novia/o porque es tímido/a; si lo probara, quizás cambiaría de idea.

  5. Nos había dicho que era gay, y ahora nos dice que es transexual.

  6. ¿Por qué debe verlo/a un psicólogo si no está loco/a?

  7. Nos dice que se siente mujer y le gustan las mujeres (o que se siente hombre y le gustan los hombres).

  8. Voy a perder a mi hijo, será como si hubiera muerto.

  9. ¿Puede morir o contraer enfermedades graves?

  10. ¿Cómo se lo cuento a la familia y conocidos?

  11. ¿Debo acompañarlo/a a las consultas?

  12. ¿Debería acudir a la medicina privada?

  13. ¿Debería comprarle yo las hormonas para que no siga esperando?

  14. ¿Debería pagarle yo la cirugía cuanto antes para ahorrarle sufrimiento?

  15. ¿Seré abuelo/a?

Entradas recientes